Equipo Administración Electrónica

Motivar el equipo humano para garantizar una buena gestión del cambio

Cuando hablamos de implantar la Administración Electrónica, el primero que pensamos es en las herramientas que utilizaremos para hacerlo y muchas veces dejamos en un segundo plano a las personas. En cambio, el factor humano es muy importante para que un proyecto tenga éxito. Si las personas implicadas no utilizan las herramientas, poco se podrá hacer. Si se oponen, pueden constituir un obstáculo que impida avanzar en la implantación. Por eso es importante hacer una buena gestión del cambio implicando y motivando a todos los trabajadores, si estos están motivados, la gestión será más rápida y eficiente garantizando el éxito del proyecto.


Podemos intentar generar una motivación extrínseca proporcionando a los trabajadores una recompensa a cambio de hacer el que nos interesa que hagan, pero esto no comporta un cambio real. La motivación que realmente es efectiva es aquella que sale decada trabajador porqué cree en el proyecto y  está convencido que nos comportará un cambio que será una mejora. Para conseguirlo, es importante tener un buen liderazgo que transmita seguridad y confianza y sepa incentivar y convencer al resto del equipo.

Existen diferentes elementos que pueden ayudar a conseguir este reto, como por ejemplo definir unos objetivos claros y que supongan retos alcanzables procurando dirigirlos en las personas apropiadas. Por eso hay que conocer las capacidades e inquietudes de las personas con las cuales trabajamos. Si se plantea un objetivo complicado y complejo que cuesta lograr, se puede generar frustración y abandonar la tarea, pero por el contrario, si no supone ningún incentivo intelectual, puede generar aburrimiento y no generar interés en el que se tiene que hacer.

Hace falta también dejar cierta independencia para que los trabajadores puedan ser proactivos y escuchar las propuestas que puedan aportar. Crear grupos de trabajo que permitan a los trabajadores sentirse que forman parte del proyecto y se los escucha, pero a la vez hay que saber tomar decisiones desestimando las propuestas que no sean útiles para el proyecto de forma que no sienta que el que han propuesto no ha servido para nada. Siempre hay que reconocer el esfuerzo que han uesto en la realización de las tareas que se los ha encomendado. Si un grupo de trabajo ha estado horas reunido preparando ideas para el proyecto, seguro que siempre habrá algún elemento que se podrá tener en cuenta.

"Hay que crear grupos de trabajo que permitan a los trabajadores sentirse que forman parte del proyecto y que se los escucha"

Es importante también elegir las personas adecuadas que guiaran al resto de los que sean menos proactivos o estén menos predispuestos al cambio.

En resumen, podríamos decir que es una cuestión de buen liderazgo. Si al frente del proyecto no hay personas que crean, que sepan rodearse de otros que también puedan aportar impulso al proyecto, que sepan encontrar el equilibrio entre involucrar a los trabajadores permitiendo su participación y la toma de decisiones cuando hace falta para progresar en el momento en que se bloquee, será difícil que se pueda llegar con éxito a una implantación completa de la Administración Electrónica.

Published at 4 de February 2019
Share on: